El Museo de Arqueología y Antropología: Breve reseña

foto5

Los antecedentes a la creación del Museo de Arqueología y Antropología se remontan al año 1918. En ese entonces, la universidad participó activamente en la búsqueda de conocimiento acerca de la historia del antiguo Perú valiéndose de exploraciones científicas dedicadas al estudio de la Antropología e incluyendo dichos conocimientos a las cátedras y publicaciones universitarias. Esto propició una actividad única en el ámbito histórico, arqueológico y antropológico en el claustro de la Universidad de San Marcos.

El 1 de enero de 1919, Tello organiza la primera expedición universitaria de San Marcos al departamento de Áncash para el estudio sistemático de sitios arqueológicos, exploración auspiciada por el entonces rector Javier Prado. En esa búsqueda, Tello y su grupo visitan Huarmey, los yacimientos de Cerro Negro, Tambo de Puerto Pobre, El Gallinazo, la Waka Malaka y Cerro Maltino. El 1 de febrero del mismo año parte hacia Aija donde encontraría monolitos; luego prospectó los sitios de Chunchupata y Cajamarquilla.

En Áncash, Tello descubrió importantes sitios como Catac, Guekosh, los templos de Willka-Wanasakay y Tumshukaiko. En la provincia de Huari estudió las ruinas de Chavín de Huántar, donde descubrió el obelisco que más tarde llevaría su nombre a propuesta de Walter Lehman. Fue Ángel R. Torres quien trasladó la pieza a Lima para ser exhibida en la entonces Facultad de Letras y Educación..  En mayo de ese mismo año se organizó un salón de exhibiciones de los monolitos de Aija, cerámica, tejidos, instrumentos de madera, calco y mapas de la expedición.

Estas exploraciones fueron la base para que, el 21 de octubre de 1919, el Consejo Universitario acordara formar el Museo de Arqueología y Etnología, como inicialmente se conoció, nombrándose como director a Julio C. Tello.

REGRESAR

No se admiten más comentarios